Archivo | reflexiones RSS for this section

¿Tienen los Exs un Radar?

Tengo desde hace semanas (meses incluso) este post preparado. Pero por X o por Y no encontraba tiempo para terminarlo (bueno, ni para pasarme por el blog o las redes en general…) Pero, aunque ahora mismo esta etapa de mi vida ya por suerte pasó, os lo dejo igual 😉

Hace tiempo pregunté por Twitter si también os sucedía este hecho que a mi me parecía paranormal,  pero que no obstante se ve que es bastante común.  

Y ya os había comentado el tema por encima, en mi post sobre las cosas que aprendí en el 2018, siendo esta una de las mismas. 

Finalmente me he decidido a escribir un post sobre el tema. Aunque está bastante bien explicado en la pregunta que planteo al inicio. Pero me lanzo a ello igual, por si hay alguien a quien no le haya sucedido, o por si os ha pasado/está pasando y os sentís identificados, queréis saber que no estáis locos/as y que no os pasa solo a vosotros/as. Incluso si queréis animaros a compartir alguna historia, aquí será el lugar para hacerlo jajaja Y bueno, cómo es algo que me estaba sucediendo casi seguido, y me fascina, pues quería compartirlo ✌️

Para empezar creo que es importante señalar que no es algo solo de ex parejas. Es cualquier EX sentimental, una ex persona que te marcó mucho, que fue muy importante en tu vida (y que quizá de cierta manera lo siga siendo). Puede que sea una ex pareja, obviamente. Me imagino que eso es lo habitual. Pero también puede ser un ex amante, un ex amor no correspondido, un ex amor platónico, incluso ex amigos… 

Lo esencial es que tu “relación” con esa persona haya cambiado, o esté a punto de pertenecer al pasado porque así lo habéis/has decidido, pero que aun no lo hayas logrado del todo, que aun esa persona siga teniendo un significado de alguna manera (debido a todo lo que sentiste, y todo lo que vivisteis juntos, etc). Que este tipo de gente no se olvida/supera tan rápido ¿eh?, ni tampoco esos sentimientos tan fuertes, y supongo en cierto modo tóxicos.

Tu vida se convierte en el juego del gato y el ratón (parezco mi abuela con estas expresiones, pero es muy apropiada la verdad). 

Pasados esos primeros momentos de tristeza o ira (o quizá ambas), después de despedirte de esta persona, empiezas a ser tu mismo/a de nuevo y te interesa conocer a gente nueva, porque eso siempre ayuda a distraerse, porque es divertido, y… bueno, por qué no.

Nuestro amigo Tinder puede ser muy útil para ello (aunque ojo, te encuentras de todo jajaja) 

Sea cómo sea, nuevas personas aparecen en tu vida.

Y os juro que esto a mí no me parecía normal, pero cuando estaba a punto de follarme a un tío; o durante el acto en sí; o más tarde esa misma noche; recibía un mensaje de esa EX persona. “Hola que tal?”, “Me he acordado de ti al ver esto” o yo qué se. PERO SÓLO CUANDO ESTABA FOLLANDO. OS LO PROMETO. 

De repente el fantasma de esta persona, que por fin empezabas a “olvidar” (entendámonos, obviamente no la vas a olvidar, sería más bien… superar) re aparece. WTF? Y en mi caso, en el momento más inoportuno jajaja

Os juro que no exagero cuando os digo que me pasó cada vez que me acostaba con un tío. ¡Me llegó a pasar con 5 tíos diferentes! Parecía broma, me daba la risa ya al final, pero también daba algo de mal rollo jajaja Que lógicamente era casualidad. Pero parece que estas EX personas tengan un radar y cuando notan que puedes llegar a superarlas del todo, aparecen para recordarte que “hey”, ahí siguen.

Si encima lo has pasado mal con esa persona, y te has dado cuenta de que serás más feliz si está fuera de tu vida, sabes que lo mejor sería no contestar, o incluso ponerle los puntos sobre las ies (hoy ha tocado post con frases de yaya)

Pero nooooooo.  Al principio lo habitual suele ser recaer con el EX. O al menos contestarle y seguirle el rollo.

Mal hecho. Yo lo sé. Tu lo sabes. Todes lo sabemos. Pero todes lo hemos hecho en algún momento. Porque errar es humano, porque así se aprende, y porque nos educan para que creamos que podemos cambiar a la gente, o que la gente cambiará por nosotres…. 🙄 

Por supuesto esto no suele ser así (habrá casos, supongo, pero no es lo habitual). Créeme que si decidiste cerrar un capítulo con esa persona, es por algo.

Si le vuelves a hablar, pensará que vuelve a tener ese “poder”, esa importancia, y cuando te des cuenta, volverá a lastimarte, o a desaparecer. ¡¡HASTA QUE TU YA VUELVAS A ESTAR CONOCIENDO A OTRA PERSONA!! RA-DAR 

Jajajaja ¡Es que es de locos! Tienen un sensor o algo, en serio. Da miedito… Y hasta algo de rabia en el momento. Porque luego, durante el resto de días, no sabrás nada de esa persona, no te va a escribir ni nada. Pero cuando por unas horas no le tengas en tu cabeza… Ahí hará su gran aparición. 

Es algo que me he dado cuenta le pasa también a bastantes amigas, y hasta lo he leído en algún libro, y visto en alguna película/serie. Un buen ejemplo de hecho sería en la película Soltera Codiciada

Lógicamente, esto no es indefinido. No os voy a decir que será así hasta que alguien consiga que lo superes del todo. ¡Puaj! 🤢 Esto no es una película de Disney, y aquí todes somos personas adultas. 

La verdad es que te cansarás (¡espermos!), y serás tú quien acabe con tanta tontería. Está en tu mano que este… fantasma con radar, desaparezca del todo. Tú tienes el poder para decir BASTA, y que salga del todo de tu vida.

A mi me daba pena porque al menos quise conservar a esta persona cómo un colega, alguien con quien tomar algo de vez en cuando y echar unas risas. Pero tras reiterados comportamientos suyos, me di cuenta de que no era un sentimiento recíproco, y dejé de sentir esa pena. Sentí solo pereza, y más amor propio que nunca 💜

Y así es cómo se rompe el radar de esta gente. Con mucho amor propio, con buenes amiges, con conocimiento de tus necesidades, con inteligencia emocional, y como siempre, con mucho, mucho humor.

 

Cosas (algunas obvias) que he aprendido este 2018

A finales de año se suelen preparar los nuevos propósitos para el siguiente. Yo misma lo hice en el 2015 y 2017. Pero este año, y con mi nueva forma de enfrentarme a la vida, he decidido renegar de las nefastas expectativas que me acaban creando cosas tales cómo los propósitos. En su lugar, tras un año que ha sido bastante duro, en el que han explotado muchas cosas que iban mal, y en el que he tocado fondo y he cambiado mi manera de ver y vivir las situaciones, me ha parecido más adecuado reflexionar y enumerar las cosas que he aprendido (yo siempre buscando el lado bueno de las cosas jeje). ☺️

Algunas cosas son bastante obvias, lo admito. O eran predecibles. Pero, cómo suele pasar, no importa que ya las sepamos en teoría, hasta que no las vivimos en persona, parece que no las aprendemos.

IMG_7411

Cosas que he aprendido este 2018

Para poneros un poco en situación. El 2017 (que me despedí del blog), fue un año duro. Muchas cosas pasaron. Algunas os las conté en su momento, pero desde aquellas han pasado muchas más. 

En resumidas cuentas (de resumido tiene poco, pero lo he intentado)…

Estuve en un trabajo de hostelería, que lo queráis o no, es un trabajo duro de cojones (malos horarios, clientes que te tratan con muchísima arrogancia, jefes que abusan de sus trabajadores…)

Pero que con la tontería, ha sido el trabajo dónde más cosas he aprendido, y en dónde tuve la suerte de conocer a gente maravillosa, y a mis actuales mejores amigas de aquí de Barcelona, a quienes les debo muchísimo por todo el cariño y apoyo que me han dado este año. Acabé bastante cansada y mal con este trabajo, que también me llevó a salir y beber y festejar más de la cuenta. 

Los malos horarios, mala y escasa alimentación, y los excesos, acabaron pasándome factura, pero no fue hasta finales de este verano de 2018 que me di cuenta, cuando no podía literalmente más. 

Aunque conocí a gente fantástica, también eso me afectó de maneras algo negativas.

Corté mi relación con Mr. F (que aunque fue algo bueno, supuso un cambio muy radical en mi vida). Luego me enamoré, cómo nunca antes me he enamorado, del que a día de hoy sigo creyendo que es mi “mente afín”, pero con quien todo se complicó demasiado… Y con quien acabé este año repitiendo un patrón muy chungo, dónde se me rompió el corazón varias veces. Muy autodestructivo todo la verdad, para ambos. Y cuando colapsé del todo, por varias cosas que fallaron en mi vida, y esperaba poder contar con él como amigo, que es lo que pensaba que al menos eramos en ese momento, me ignoró completamente, rompiendo así mi confianza en él. Me ha dejado claro que no tengo lugar en su vida, o mejor dicho, que no me quiere hacer lugar, porque eso implicaría muchos cambios y estoy convencida de que eso le da miedo.

Por suerte, he llegado ya a un punto en el que puedo verlo todo con perspectiva y sin dolor o rabia, y ciertamente, siento algo de pena por él. 

Aun más pena me da que no podamos ni tan siquiera ser amigos, porque pese a todo, Svasti es una persona con la que tengo una conexión especial, única, y a quien le tengo mucho cariño. Me encantaría que algún día podamos estar el uno en la vida del otro de un modo positivo. 

Pero para llegar a este punto en el que estoy ahora… Lo he pasado realmente mal.

DSC_0267

Cosas que he aprendido este 2018 – Fotógrafa Rachel Seye

Este 2018 me mudé de casa. Y aunque estoy encantada, fue un gran cambio. Después de tanto tiempo viviendo en el mismo piso, sola, a mi aire. Fue duro. Pero tengo la suerte de que mi compañero de piso, aunque es un loco de la vida, es un amor, y me siento muy a gusto aquí con él y los gatetes. 😻

La cuestión es que todo el 2017 trajo consigo mucho dolor, que arrastré durante el 2018, y que a finales de verano, en otro trabajo en hostelería en el que me trataban aun peor (a mí y a todos/as mis compañeros/as), colapsé. Tuve un ataque de ansiedad y no pude salir de casa. Dejé el trabajo y me fui una temporada a Galicia, a mi casa, con mi familia.

Toqué fondo.

¡¡Y me vino de perlas!!

Me sentía genial de al fin poder sentirme mal, sentía alivio de poder estar tan mal, de haber tocado fondo en todo. Y decidí replantearme muchas cosas sobre mi manera de vivir.

Cuando volví a Barcelona empecé a ver a una psicóloga, cambié mis ámbitos de vida a unos más saludables, y tras unos meses puedo notar ya los cambios. Estoy muchísimo mejor, soy una persona más madura y adulta, con los objetivos más claros, más relajada, más feliz. Y estoy la verdad muy, muy, muy contenta de acabar así el año, y de entrar así en el 2019. 😁😍😁

Bueeeeeeno, una vez “resumido” todo, demos paso a las cosas que he aprendido a lo largo de este año:

🌸 Para que algo negativo (falta de respeto, insulto…) sea efectivo, depende principalmente de uno mismo, y de si dejamos que nos afecte. En esta vida al final solo depende de nosotros el cómo nos afecten las cosas.

🌸 La gente, incluso la que crees conocer mucho, siempre podrá sorprenderte, para bien o para mal. Es decir, la gente puede y va a decepcionarte. Es triste, pero es así. Por eso nunca debemos depender mucho de los demás.

DSC_0271

Cosas que he aprendido este 2018 – Fotógrafa Rachel Seye

 

🌸 Los hombres casados no dejan a sus mujeres por ti, NUNCA.

Esto lo había leído/visto en “He’s not that into you” (“Que les pasa a los hombres” en castellano).

Y es cierto. A veces no hace ni falta que estén casados oficialmente, pero vamos, que si un tío que lleva mucho tiempo comprometido con una, por mucho que en realidad esté enamorado de ti, no va a tener el valor para arriesgarse por algo nuevo.

 

He conocido a más mujeres que han sido capaces de hacerlo, pero hombres, ninguno (alguno habrá obviamente, pero son minoría).

🌸 Los EXs tienen un puto radar para detectar cuando los estás realmente superando, y volver para complicarte la vida. ¡De esto podría incluso hacer un post entero! Jajajaja

Pero es que me he estado fijando y no solo me pasa a mí. Le pasa a amigas, a amigas de amigas, lo he visto en películas, lo he leído en otros blogs… Vamos, que es una ley universal.

Pero ¡ojo! No todos los exs. No siempre además tienen que ser ex parejas, sino ex personas que te han atado y marcado emocionalmente. Cuando por fin ya no está todo el tiempo en tu cabeza, cuando empiezas a estar feliz de nuevo sin acordarte de esa persona, cuando conoces/follas con alguien nuevo, ¡APARECE! Cómo si tuviera un puto radar en serio jajaja Y te escriben, te dicen que te echan de menos, o que quieren quedar para hablar, etc etc. 

Parce que noten que estás en ese punto en el que ya empiezas a olvidarles, pero dónde aun te hacen sentir cierto no se qué, y se quieran aprovechar de ello para jugar contigo. Porque si caes en la trampa y le sigues el rollo, volverá a dejarte tirada y a hacerte trizas el corazón, y te sentirás estúpida (aunque no lo seas, porque nunca es estúpido quien es valiente para querer a los demás, sino el que se aprovecha de ello).

🌸 Las expectativas son veneno. Y me han jodido gran parte de mi vida. Desde pequeña esperaba cosas que nunca se han hecho realidad. Me hacía ilusiones con amigos, con parejas, con trabajos, y con mi vida en general. Y cuando he llegado a los 25 sin que mi vida fuera lo que yo había proyectado, me he llevado un chasco. Es mucho más fácil no esperar nada, y simplemente disfrutar de la vida que va pasando.

🌸 No es lo mismo estar sola, que sentirse sola. Esto es algo que me costó mucho asimilar. Pero poco a poco ya va calando el mensaje. Y ahora hay hasta momentos en los que busco estar sola, y disfrutarlos, porque no los vivo sintiéndome sola.

🌸 Hay que aprender a apreciar los pequeños placeres más. Cosas tan simples cómo poder estar tomando un café con las amigas, pasear bajo un precioso atardecer, disfrutar de una canción en la ducha… Eso es lo que al final hace que la vida merezca la pena. Suena muy cliché, pero es totalmente cierto.

🌸 Amarse a uno mismo, dedicarse tiempo, cariño, y desarrollar los hobbies y pasiones propias, es de vital importancia. Lo que yo llamo el egoísmo positivo. La persona que te acompañará toda la vida eres tú mismo/a, y por poco instaurado que esté en nuestra sociedad, hay que auto quererse, muchísimo.

    ❤️ 🧡 💛 💚 💙 💜

DSC_0292

Cosas que he aprendido este 2018 – Fotógrafa Rachel Seye

Nos vemos el año que viene (con 2 post nuevos que tengo ya entre manos) 😘 

🎉FELIZ 2019🎉

Primeras experiencias en Tinder

En honor de los fantásticos artículos de mi amiga y su blog El Pez Que se Muerde la Boca, dónde ha escrito mucho sobre esta app y este tema, siempre con mucho humor y picardía, y siguiendo su estilo, en este post en lugar de fotos mías, usaré GIFS de esos tan graciosos, que tan bien expresan nuestras emociones y reacciones, y tan millenials. Espero que os guste 🤗

Y después de esta breve introducción/explicación (que diréis que es bastante innecesaria, pero a mi me apetecía meterla y cómo este es mi blog, hago lo que quiero jajaja), pasaremos al tema en cuestión. Tinder, y mis primeras experiencias con esta app. 

También incluiré alguna anécdota de mis amigas, ya que nos hemos embarcado en esto todas más o menos a la vez. 

Ahora mismo estoy en una etapa de mi vida en la que los hombres son para mí como platos de las comidas del mundo cuando viajas, hay probar a ver que tal. Habrá algunos que no tengan muy buena pinta, pero quizá luego los pruebas y es genial. 

Tinder es una herramienta muy útil para esto. Ahí tienes bien dónde escoger 😅

Aun así tras mi corta experiencia, por ahora me sigo declarando más fan del método tradicional. Pero bueno, os cuento un poco con lo que me he encontrado.

  • LOS PERFILES:

Es increíble, pero hay un patrón que se repite en casi todos los perfiles masculinos heteros de Tinder. 

Foto en la playa con las gafitas de sol (para que no se les vea bien la cara… sospechoso)

Foto en la nieve (cómo si fuera algo que hacemos todos cada día, ¿sabes?)

Foto en algún país extranjero (a poder ser algún lugar exótico o lejano, rollo India o así, y generalmente también de espaldas, o de manera que no sea vea bien la cara… sospechoso)

Foto en traje (¡ATRÁS! Entiendo que haya oscasiones en las que lleves traje, pero… En fin, esto son opiniones muy personales, obviamente)

Foto de pectorales (muchas veces sólo suben una foto de sus torsos, sin la cara, simplemente los pectorales… te va a dar LIKE tu entrenador personal, pero poco más querido)

Foto con algún animal (esto es manipulación clara, saben que el perro/gato será quien nos conquiste el corazón… además este punto puede llegar a ser algo turbio… cómo uno que vimos abrazado a patitos en el agua, ¿por qué?)

¿Por qué? ¿Por qué escogéis estas fotos? Es que ya me es igual lo atractivos o no que seáis, o lo interesantes o no que seáis. Simplemente no entiendo por qué hay gente que escoge fotos tan clichés, o fotos tan siniestras, o fotos cutres y borrosas dónde no se ve un carallo (los hay a puñados también). Mira que es fácil subir una foto de perfil normal… ¡Ah! Y deberíais sonreír más. Las sonrisas honestas conquistan 😊

  • EL MUSTIO:

Mi primera cita de Tinder fue el claro ejemplo de que no es buena idea posponer mucho el quedar con alguien. Porque cómo habla uno por mensajes es muuuuuy distinto a cómo habla en persona.

El chico por mensajes parecía majete, simpático. Quedamos y pasé la hora más larga de mi vida.

Es increíble cómo una hora, 60 minutos, puede pasar rapidísimo con gente con la que te diviertes, y cómo puede pasar abrumadoramente lenta con gente con la que te aburres. Creo que no se me hacía tan larga una hora desde que iba a clases, y creo que ni ahí se me hacían tan pesadas.

El chico simplemente era mustio. MUSTIO. Cómo si no tuviera sangre en las venas, incapaz de darle ritmo a una conversación. A la media hora miré desesperada el reloj, y flipé. ¿Sólo habían pasado 30 minutos? Que desesperación. Por cortesía (aun le quedaba media cerveza al pobre, y no le iba a dejar ahí bebiéndola solo), aguanté 30 minutos más y me inventé una excusa para salir por patas.

Me quedo con la frase que más me marcó de la cita: “A mi así de grupos de punk más fuertes me gustan Greenday y Blink 182”

… Sin comentarios.

  • EL COLEGA:

Pasa a veces una cosa cuando entras a Tinder, y es que sueles tirar hacia gente con intereses comunes, y a veces en lugar de llevarte a una posible pareja o a un polvo, te lleva a conocer a personas muy interesantes que podrían pasar a ser grandes amigos.

El siguiente en la lista se lleva el premio a la persona más simpática, agradable y divertida que he conocido en Tinder 😄

Todas las citas con él supusieron hacer algo distinto y/o nuevo. Primero me llevó a comer ramen, con palillos. Ambas cosas fueron una novedad para mí, y nos dieron pie a muchas risas. Después fuimos con unos colegas suyos a ver un monólogo, dónde acabé llorando de la risa. También fuimos otro día a ver una expo, un poco siniestra, sobre el cuerpo humano con humanos de verdad, pero que oyes, al menos es un plan diferente. Y eso me encantó.  

Pero a medida que le iba conociendo me di cuenta de que, por muy bien que lo pasara, faltaba química.

Por suerte, tras hablarlo con él, ambos acordamos seguir en contacto como colegas, porque realmente me lo paso genial cada vez que quedamos, y eso tampoco es algo tan fácil de encontrar a día de hoy, alguien con quien te sientas cómodo y te puedas reír tanto.

  • EL PERSONAJE:

Esta historia es de mi amiga Z, pero tenía que añadirla al post si o sí, porque no tiene desperdicio.

Mi colega Z, la pionera del grupo al meterse en Tinder, y también la que lo ha dejado antes (se ve que el hype de Tinder tiene fecha de caducidad, y dura sobre un mes aprox), conoció a un chico al que llamamos El Valenciano (porque es de Valencia, así de originales somos xD)

El Valenciano ya detonaba ser algo friki por su foto (con unas gafas de piña que no se le veía nada bien la cara, para variar), pero no un friki rollo cómo yo (que bien orgullosa estoy de serlo), sino más bien a nivel de personaje curioso.

Cuando quedaron y empezaba a surgir el tema, el chiquillo, cómo si salido de una película americana sobre dos adolescentes vírgenes se tratara, le preguntó solemnemente “¿Quieres… HACERLO?” …. Hacerlo. EL SEXO

Jajajaja Quizá no os haga tanta gracia cómo a mi porque leído no parezca para tanto, pero tal y cómo nos lo contó Z dio para muchas risas.

La verdad es que tiene hasta cierto punto tierno, tanta inocencia, ¿no? Pero puede ser un poco corta rollos. 

Algún handicap tiene que tener salir con chicos un poco más jovencitos. Aunque Z le ve todo ventajas. No me olvidaré de lo que me dijo la otra noche tomando algo; “Si son más pequeños lo dan todo, porque aun no les han roto el corazón, pero los de nuestra edad ya están traumatizados o calvos” 😂 ¡TAL CUAL!

De todos modos no acaba aquí la cosa con este personajillo.

El Valenciano, una vez LO ESTABAN HACIENDO (el acto sexual xD), cuando ella le estaba comiendo la polla, para ser más concretos, se puso a cantar Extremoduro…

Que oyes, al menos cantó Extremoduro y no algo peor jajaja

¡¡Eeeeeeeeeeeeeeeeen fin!! Me está quedando un post un poco largo, y por ahora no me ha dado tiempo a recolectar más historias (¡por ahora!). Si os gustaría leer más sobre este tema, decídmelo en los comentarios.

Por lo demás, espero que os haya gustado esta entrada un poco diferente jeje ¡Un beso! 😘

#RetoTetasLibres

Hace una semana, Noemí Casquet subió un vídeo hablando de la liberación de nuestros pechos para con el sujetador. Y no solo me encantó, sino que me sentí muy identificada, y me inspiró para escribir un post sobre el tema. Os dejo aquí el vídeo por si le queréis echar un ojo:

Noemí también propuso el #retotetaslibres (de ahí el nombre de este post) que consiste en pasar 1 semana sin sujetador. La cuestión es que yo ya suelo ir sin él, pero es algo la verdad bastante reciente. Fue a principios de este año que empecé.

¿Y por qué de repente empecé a ir sin sujetador?

Pues hice un razonamiento sencillo. ¿Por qué si cuando estaba por casa sin llevarlo y estaba tan cómoda, no podía hacer lo mismo fuera? ¡Si siempre llegaba a casa deseando quitarlo!

Algunas de mis amigas actuales aquí en Barcelona nunca suelen llevarlo, y eso me animó a hacerlo. ¡Y fue tan liberador! Poder notar la suavidad de las camisetas rozando mis pezones, sentir la total comodidad de no ir cómo “atada” por los hombros y la espalda, sin que nada me picase o molestase.

Fuaa…. Mucho mejor. Así que empecé a dejar los sujetadores en casa.

firmadaas (3)

#RetoTetasLibres – Fotógrafa Rachel Seye

Sólo lo uso en ciertas ocasiones que me es totalmente necesario.

Por ejemplo para trabajar.

Mis tetas no son ni enanas, ni enormes.

Pero si lo suficientemente grandes para que, si tengo que correr, o saltar, me duelan con cada bote. Por ello para el curro y para irme de fiesta (yo bailo mucho y muy efusivamente), sí uso sostén. Sino, ¡libres domingos y domingas! 😄

Y aunque en todos estos meses ya haya ido sin sujetador, muchísimo más cómoda, y honestamente, una vez me acostumbré a verme sin él, sintiéndome más sexy al natural, nunca me planteé el por qué lo llevaba en primer lugar. Ha sido tras ver el vídeo de Noemí que me he puesto a pensarlo.

Como ella bien comenta, la sociedad es la principal causa. Esa imagen que nos venden de las mujeres es siempre con unos pechos redondos, juntos, sin pezón, y “perfectos” digamos. Una imagen que no se corresponde para nada con la realidad.

Y luego está el tema complejos.

Curiosamente yo también tuve complejo por tener una teta más grande/arriba que la otra. De hecho me creció la izquierda antes que la derecha, y de adolescente lo pasé mal al respecto. Es algo que ya había comentado hace 4 años (¡madre mía cómo pasa el tiempo!), en un post que escribí llamado ¿Culos o Tetas?

Rescato unas frases que dije en ese post sobre el tema: Me crecieron una antes que la otra jajaja. Ahora me río pero fue horrible, se notaba mucho (…) Pero por suerte no tardaron mucho en igualarse. E incluso entonces no me acababan de convencer (…) Las tengo bastante separadas, mis aureolas son muy grandes y no era lo que yo consideraba atractivo. Luego me di cuenta de que sí eran bonitas, porque no hay tetas feas. Y que obviamente si yo no las encontraba atractivas nadie más lo iba a hacer.”

firmadaas (1)

#RetoTetasLibres – Fotógrafa Rachel Seye

Incluso cuando era más jóven quería ir sin sujetador algún día.

Y recuerdo que mis amigas del instituto me llegaron a decir que si lo hacía, se me caería antes del pecho jajaja

 

¡El pecho se caerá igualmente gente! Nadie puede contra la ley de la gravedad. 

No obstante, llevar o no sujetador, tiene que ser una decisión propia. No hay que hacerlo porque esté impuesto, pero tampoco hay que ir sin él si una prefiere llevarlo, sean cuales sean sus motivos. Cada una con sus tetas hace lo que más le plazca, que para eso son suyas. 💜

Follamigos

Follamigos, amigovios, amigos con derecho a roce… Estas son algunas de las maneras de definir a dos personas, en principio amigos, que mantienen relaciones sexuales de manera esporádica, sin ningún tipo de compromiso.

11-09-14

Follamigos [Foto antigua]

Básicamente, estás soltero/a, o en una relación abierta, tienes un colega con quien lo pasas muy bien y además tenéis una química sexual brutal, y de vez en cuando os vais acostando, sin que esto afecte a vuestra amistad, y teniendo la libertad de acostaros también con otras personas ya que no sois pareja (pareja monógama se entiende).

O esa es la idea al menos, porque aunque en papel suene muy bien y parezca muy sencillo, las cosas luego nunca funcionan cómo a uno le gustaría. La vida es complicada, y las relaciones más.

Pero ¡ojo! Cómo todo siempre, el que una relación así funcione o no, depende de las personas implicadas en la misma. Habrá gente a la que le funcione tener follamigos. A mí me funcionó, al menos durante unos meses… Antes de que se complicara todo jajaja Pero por lo que he ido leyendo y preguntando, lo habitual es que estas relaciones de amigos con derechos, duren más bien poco y no suelan acabar bien.

¿Por qué es tan complicado que funcione algo que en principio debería ser sencillo?

Los sentimientos, que son incontrolables. Alguno de los dos se acaba enamorando, o pierde las ganas de follarse al otro, o aparecen Los Celos, que cómo os comenté, son unos hijos de puta jodidos si no se saben gestionar y deconstruir.

Por lo que he visto, se podría decir que las relaciones de follamigos pueden acabar de una de las siguientes cuatro maneras:

1. Después de llevar un tiempo follando, creando vínculos, aumentando la intimidad, los amigos Pedro y Marga, empiezan a desarrollar sentimientos más intensos el uno por el otro, se enamoran y terminan siendo pareja.

2. Cristina y Sara han estado follando durante una temporada, pero Sara se ha enamorado de una chica nueva que ha conocido, ha empezado con ella una relación monógama, terminando así su amistad con derecho a roce que tenía con Cristina, la cual puede o A) estar de acuerdo y terminar de buen rollo siendo solo amigas, o B) ponerse celosa y acabar de mal rollo estropeando así también su amistad con Sara.

3. Tras llevar un tiempo follando, Edu y Carlos se dan cuenta de que ya han “quemado” su atracción sexual (por decirlo de alguna manera), y cada vez van follando menos hasta que se quedan cómo tan sólo amigos.

4. Bárbara y Luis llevan siendo follamigos un par de meses, pero desde hace unas semanas Luis siente que se está enamorado de ella y quiere algo más. Sus sentimientos no son correspondidos, acabando así sus relaciones sexuales y, dependiendo del caso y de cómo sean las personas, quizá también su amistad.

IMG_5876.jpg

Follamigos [Foto antigua. Con El Pez Que Se Muerde La Boca]

Sea cómo sea, esta es una relación que siempre tiene fin. Aunque este no se sabe cuando llegará. Puede ser al cabo de unas semanas, o puede incluso durar años (en algunos casos, supongo, no lo descarto). 

Y es una pena que así sea, porque realmente, ¡la relación de follamigos me parece maravillosa! He aquí algunos de los fantásticos pros:

  • Disfrutas de sexo sin compromisos ni ataduras, la química que tenéis ayuda a que fluya todo de manera natural 😋
  • Sois amigos así que hay confianza, lo pasáis bien juntos, y te ahorras los primeros momentos de conocer a alguien porque bueno, ya os conocéis jajaja 😁
  • Si sois parte del mismo grupo de amigos podéis quedar con todos sin que sea raro y ahorrarte presentaciones incómodas, convirtiendo además cualquier quedada con colegas en una oportunidad más para tener sexo 🤭
  • Os podéis ayudar a ligar el uno al otro, porque sois colegas, no sois exclusivos, y eso tiene morbo 😏 
  • Siguiendo un poco el punto anterior… Suele ser más fácil que os surja hacer un trío 😉
  • ¡Sexo (sí, de nuevo, es la mejor parte) y risas! La combinación más perfecta que existe 😍

Ahora a nivel más personal…

Yo diría que he tenido 2 follamigos. ¡Ojo! Follamigos no son rolletes, ni líos de una noche, ni aventuras. Implica que seáis amigos, que quedéis también para más cosas que no solo para follar, implica que os contéis cosas cómo harían amigos normales, implica que podáis quedar sin acabar en la cama.

Aunque curiosamente cuando hablé de esto con una colega, me dijo que para ella es al revés. Z me dijo que suele conocer a chicos que le atraen, follar con ellos pero sin que le acaben de convencer más allá de alguien con quien el sexo es genial, y con quien puede estar a gusto. Pero nunca ha empezado siendo amiga de sus follamigos. Así que supongo que esto realmente depende mucho de las personas, a cada uno le salen “amigovios” de diversas maneras. ¡Si de hecho hay hasta webs para encontar amigos con derecho a roce!

En mi caso, mi primer follamigo sería cómo el del punto 3 que mencionaba antes. Hará cómo unos seis años de esto. Eramos amigos, follábamos de vez en cuando, sobre todo cuando salíamos de fiesta y estábamos borrachos jajaja Tras unos meses así decidimos dejar de follar de manera bastante natural porque ya no nos apetecía tanto, y seguimos siendo amigos durante varios años. A día de hoy, cada vez que voy a Galicia de visita, aprovecho para quedar con él un rato y ponernos al día tomando algo.

Mi segundo follamigo es bastante más reciente. Aquí se aplicaría el punto 4 que mencioné anteriormente. Me enamoré de él. La cosa duro un año aproximadamente.

Los primeros meses fueron maravillosos y muy excitantes. Lo pasábamos genial, nos reíamos mogollón, nos fuimos haciendo más amigos que otra cosa, conociéndonos mejor, y el sexo era BRUTAL. Siempre hubo muchísima química entre nosotros. Por desgracia me acabé enamorando de él… Y la cosa se torció. La situación era complicada, ya que él está comprometido con otra persona. Pensé que al decirle mis sentimientos me diría que ya no podríamos seguir viéndonos, pero le he conocido en un momento en el que no está bien con su pareja y sus sentimientos eran confusos, pensó que podría sentir lo mismo por mí, y nos seguimos viendo durante unos meses más. Unos meses muy duros, pero muy bonitos, porque intimamos más a nivel emocional, se convirtió en uno de mis mejores amigos, y el sexo… Fua… El sexo era inmejorable. Creo que nunca había conectado tan bien con alguien a nivel sexual, alguien tan abierto de mente y con tanta pasión por el sexo cómo yo, alguien con quien poder hacer guarrerías y salvajadas de todo tipo, siempre sintiéndome a gusto y cómoda. Pero finalmente la burbuja estalló, la cosa no podía ser, él nunca llegó a sentir por mi lo mismo que yo por él, lo gestionamos todo muy mal (sobre todo él) y bueno… Decidimos que era mejor dejar de vernos. Ha sido muy doloroso… Aun estoy en proceso de superarlo la verdad. 

Lo peor es que no sólo he perdido a uno de los mejores amantes que he tenido, sino que también he perdido a uno de los mejores amigos, y a una de las personas más importantes en mi vida actualmente…

¡En fin!

Ya os he resumido mis penas y experiencias jajaja Y os he puesto un poco al día. Así que volvamos al tema jeje 😅

01-10-16 (5)

Follamigos [Foto antigua]

Honestamente me encanta la relación de follamigos. Es más difícil de conseguir y de encontrar el equilibrio de lo que parece. Pero una vez se tiene es fantástica, es muy liberador y se disfruta muchísimo (al menos mientras dura).

Lo ideal sería que fuera siempre como en el punto 3, o cómo en el 1, ya que amar y ser correspondido es de las cosas más bonitas que hay, y qué mejor que tener de pareja a tu mejor amigo. Pero en la vida real las amistades con derechos no suelen terminar así habitualmente jajaja

Follar es algo increíble, y aun más si es con alguien a quien tienes cariño y te lo pasas de puta madre. Así que ¡vivan los follamigos! 

¿Qué opináis vosotros de los follamigos? ¿Habéis tenido alguno/a? ¿Conocéis alguna relación de amigos con derecho a roce que sea distinta a la de los puntos 1,2,3 y 4 que mencioné al principio del post? ¿?¿?¿? ¡¡Contadme, contadme!! 😘 

 

 

 

 

Poema “Quiero dejar de quererte” de LolaFlor

Hace unos días compartí el post Quiero dejar de quererte del blog Mujerlogia, el cual encontré por casualidad mientras buscaba mis sentimientos por Internet (¡que millennial soy por dios! jajaja).

Me sentí muy identificada con prácticamente todo lo que pone, pues ahora mismo estoy en una situación sentimental jodida, y cómo anuncié ayer por Twitter y Facebook, me acaban de romper el corazón. ¡Lo cual es bueno! Porque ahora que por fin está del todo roto puedo empezar a pasar página.

Pero aun no estoy lista para hablar mucho del tema… Tan sólo quería compartir con vosotros/as un poema que escribí tras leer el post que os digo, basándome un poco en lo que dice ahí y en mis propios sentimientos. Nunca he escrito poesía antes, así que no sé si estará muy bien hecha, pero bueno, aquí os la dejo. Un besito y muchas gracias a todos/as por las palabras de apoyo 😘 

 

Quiero dejar de quererte,

de sentirme como una estúpida adolescente.

Cada vez que me miras, me sonríes, o me tocas

cada vez que te pienso, cada vez que te siento…

 

Quiero dejar de quererte,

quiero dejar de soñarte,

dormida o despierta,

dejar de esperar que te levantes a mi vera.

 

Quiero dejar de quererte,

quiero dejar de dibujar una sonrisa en mi cara

cada vez que me devuelves la mirada.

 

Quiero dejar de quererte,

de pensarte, de desearte.

 

Dejar de recordar esos maravillosos momentos,

esos polvos, esas risas, esos besos,

esas noches, esos días tan intensos.

 

Dejar de volverme loca cada vez que digas mi nombre,

dejar de esperar tus llamadas, tus mensajes, tus caricias…

 

Quiero dejar de quererte,

dejar de pensar que eres perfecto aun con tus imperfecciones,

quiero sacarte de una puta vez de mi mente, de pensarte en todas las canciones.

 

Quiero dejar de quererte,

quiero dejar de amarte,

quiero dejarte.

 

Quiero dejar de sufrir por ti,

de preocuparme.

Quiero dejar de anhelar algo inalcanzable.

 

Dejar atrás mis sentimientos,

dejar atrás todos los “te quiero”,

los que he dicho, los que he pensado,

los que he susurrado en la cama cuando dormías a mi lado.

 

Quiero dejar de esperarte,

¡quiero dejarlo!

 

Quiero dejar de imaginarme un futuro a tu lado.

Quiero dejar de quererte,

quiero dejar de intentarlo.

Quiero dejar este agotamiento que arrastro

más tiempo del que doy contado.

 

Quiero dejar de quererte,

de amarte, de anhelarte, de oírte, de olerte, de pensarte, de reírme, de follarte,

quiero dejar de ser adicta a tus manos, a tus ojos, a tus labios, a tu piel,

dejar de ser tu amante.

 

Quiero dejar de quererte…

Pero sobre todo,

quiero dejar de esperar a que tu me quieras de igual manera,

a que te emociones cuando me veas,

a que no me quites de tu cabeza.

 

Quiero dejarlo…

solo quiero olvidarlo.

abril (2).JPG

Quiero dejar de quererte

Celos

Una de las peores cosas que te pueden pasar es que te visite el terrible monstruo de los celos. Ese monstruo con mil ojos que te hace sentir la persona más miserable del mundo. Ese monstruo que manda sombras en las noches, sombras que te susurran y envenenan la mente, deshilachando tu cerebro y sacando esos nudos que son las inseguridades, los miedos, las dudas, y haciéndolos aun más grandes. Ese monstruo que te desgarra el corazón y te lo parte en mil pedazos, haciendo que derrames amargas lágrimas que te queman los ojos.

Vale, quizá suene exagerado… Le he dado un poco de dramatismo. Pero ¿quién no se ha sentido así alguna vez? Y lo peor es, ¿por qué la sociedad se empeña en positivizar algo cómo los celos y que claramente nos hace tanto mal? ¿Por qué algo que es negativo nos lo venden cómo algo “normal” y “lógico”? 

DSC_0947.jpg

Celos

Por eso el monstruo de los celos hace tanto daño, porque se le da fuerza. Se nos enseña desde pequeños que es “normal” que sintamos celos porque es una manera de demostrar que nos preocupamos, que queremos. ¡Qué manera más horrible de querer! Pero no os voy a engañar, yo también siento celos a veces, y hasta hace unos años pensaba como todos los demás, porque a fin de cuentas es también lo que me enseñaron. Por suerte con los años he ido cambiando mi manera de ver las cosas, mi manera de pensar, he ido venciendo inseguridades, y poco a poco estoy mejorando en esto de deconstruir los celos. 

Es este término, el de la deconstrución de celos, lo que me animó a investigar más sobre el tema, a preguntarle a gente sobre ello, y a comprarme y leer El Libro de los Celos de Kathy Labriola, el cual aun estoy en proceso de leer, pero que me está pareciendo muy interesante y recomiendo. Antes de entrar en detalles, analicemos, qué son los celos, y por qué los tenemos.

¿Qué son los celos?

Los celos son la combinación de sentimientos, sensaciones, que se ponen en marcha por el miedo a la pérdida o cambio en una relación, amorosa o no (se pueden tener celos entre familiares, con amigos, incluso en el trabajo). 

IMG_20180323_140156.jpg

Celos

Si nos paramos a pensar y a razonar por qué nos sentimos así, encontraremos pronto el motivo y nos será más fácil gestionar nuestras emociones y también nuestras decisiones. Y creerme, “porque le quiero” NUNCA es un motivo para sentir celos, es una manera de querer controlar. 

Normalmente los celos vienen por inseguridades. Por pensar que quizá no sea suficiente. Pero hay que darse cuenta de lo absurdo que es eso. Si no eres “suficiente” entonces que se busque a otra persona, porque no es nuestro trabajo intentar ser suficiente para nadie. Si alguien nos quiere tiene que ser por como somos tal cual, con lo malo y lo bueno, y jamás cuestionarnos o plantearnos el cambiar algo de nosotros para contentar a otra persona.

En mi caso más… reciente, por decirlo de alguna manera, los celos están relativamente justificados, ya que no estoy en una relación, sino que la persona con la que me estoy viendo está en otra relación, y no puedo evitar no confiar del todo en sus acciones o palabras (dada su mala gestión de la situación). No es que esté también en una relación conmigo, no es poliamor. Es complicado y empieza a ser tóxico, así que me toca ser egoísta y pensar en mí. Porque hay que ser egoísta en esta vida, hay que querernos más a nosotros mismos que a los demás. Suena terrible, pero creo que es un tipo bueno de egoísmo. ¡Pero bueno que nos vamos del tema!

Nunca me he considerado una persona muy celosa. Aunque luego analizándolo bien si que era bastante celosa de pequeña. Con mis amigas sobre todo. Porque nos meten esa necesidad de tener UNA mejor amiga, y claro, si viene otra persona, puede estropear y romper ese vinculo. Luego con los años te das cuenta de lo absurdo que es eso, de que es maravilloso tener varios amigos, y que ellos tengan sus propias amistades, y que todos seamos libres y compartamos vivencias con personas distintas de las que aprender. Sin embargo parece que a la gente le cuesta ver esto mismo en su relaciones amorosas, y ahí es cuando dejamos de confiar, empieza el querer controlar a alguien (algo imposible y ridículo), y cuando empezamos a proyectar en la otra persona nuestros propios miedos e inseguridades.

DSC_1104.JPG

Celos

Por eso creo que es importante que aprendamos a querernos a nosotros mismos. A trabajar en nuestra capacidad de estar solos. A trabajar en nuestros complejos, inseguridades y miedos. Para que así, cuando estemos con otra persona, seamos capaces de tener una relación sana, con confianza, con respeto, y a sabiendas siempre de que lo maravilloso es amarse siendo ambos libres, pero decidiendo vivir cosas juntos.

Gracias a mi amiga rachel_stund por su maravilloso apoyo en este momento de mi vida y por las fantásticas fotos de este post (y también la primera que usé en el post Efecto cabaña) 😘